Síndrome de Costello

El síndrome de Costello es un trastorno que se caracteriza por su retraso en el desarrollo y su afectación en muchas partes del cuerpo como: articulaciones inusualmente flexibles, una boca grande, problemas cardíacos y estatura relativamente baja.


Las personas con esta discapacidad son unos verdaderos guerreros pues a través de su vida vencen innumerables problemas de salud, siendo el cáncer uno de sus mayores enemigos.  Las personas con síndrome de Costello tienen un riesgo alto de cáncer, alrededor del 15%-16% de probabilidades de poder contraer algún tipo de cáncer en su juventud, incluyendo el cáncer de vejiga, un cáncer que no es muy común más que en personas de la tercera edad.

El vencer todo eso demuestra la fuerza que tienen, sin embargo, hay algo que aún tienen que vencer, los estereotipos del resto de las personas.  Sus rasgos físicos evidencian que tienen una discapacidad lo que inmediatamente genera que reciban un trato diferente al resto de nosotros. 

El es Jill, un joven con síndrome de Costello que vive su vida como cualquier otra persona. Va a la escuela y es un gran alumno, su nivel de lectura se compara con alguien en su primer año de la secundaria. En su tiempo libre le gusta estar como voluntario en los asilos y ayudar en distintas actividades como jugar bingo con los ancianos y pasearlos en sus sillas de rueda. Pronto tendrá su propia casa a lado de sus papás en donde podrá ser más independiente y tener más responsabilidades como regar el jardín y ordenar toda la casa.
Le gustaría muchísimo poder manejar, pero lo que más quiere es transmitir su mensaje para que la gente pueda ver que no por tener una discapacidad significa que no puede aportar a la sociedad y que el tener una discapacidad no lo limita a hacer cosas.
El mismo dice, “Tener una discapacidad no significa que me deben de tratar diferente, prefiero mil veces ser tratado como a cualquier otra persona y que me den la oportunidad de demostrarles todo lo que puedo hacer”.




Como Jill, nosotros también queremos vencer el estereotipo y lograr que las personas vean más allá de lo exterior, que conozcan el interior y se den cuenta que dentro hay una persona igual a nosotros, con hambre de poder superarse, con mucho amor y cariño por dar, y que solo quiere ser tratado como igual. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevas capacidades a la cocina!

La inclusión en México

Hoy aprendí, beneficios de la equinoterapia.